Friendzone

Friendzone

 

 

 

 

Ella sube las escaleras que llevan a mi habitación, dejo de escribir y me levantó de la mecedora para sumergirme en su abrazo, justo en ese momento ofrezco café, fumar un cigarrillo o ir a comprar cervezas. Ella se acomoda en el rincón de la cama, mientras enciendo un cigarrillo. Ella empieza a actualizarme de los acontecimientos; cuenta del chico que se está cogiendo actualmente, de las nuevas metas o propósitos del año, que ha dejado de lado el porno, que masturbarse ya no le produce tanta gracia… alcanzo la taza de café, mientras se sienta en la cama mientras sumerge su mirada en mis ojos emocionada de verme, ansiosa de estar un momento conmigo, riendo de todos los comentarios y acontecimientos.

Dejamos la taza de café medio vacías sobre la mesita de noche, me acuesto en la cama y ella recuesta su cabeza en mi pecho. Empiezo a acariciar su cabello mientras me pide consejos sobre sus sentimientos – Yo que le puedo decir – emocionalmente soy el más retardado de la tierra. Escabullo sus preguntas con argumentos rebuscados, mientras siento como sus pechos se dilatan con el respirar en mis costillas, su cabello huele bien, cierro los ojos mientras con un movimiento trato de disimular la erección que me ocasiona ver el pantalón que escogió para llegar a visitarme esa tarde.

De golpe se repone en la cama y empieza a contarme la sensación que tuvo, cuando aquel tipo se le regó en la boca, luego alardea de la cantidad de orgasmos que pudo llegar en una sola noche, aduce que el sexo anal – si  el proceso se efectúa con sensibilidad  – la experiencia puede ser magnifica. Solo alcanzo a encender otro cigarrillo y a asentir con la cabeza; con las fuerzas puestas en que no se me note mi lujuria. La erección sigue igual.

Se quita los zapatos pues de da cuenta que están ensuciando mi sobrecama, luego le da un poco de calor y se despoja de su camiseta de Led Zeppelin, la cuelga en el respaldar de la cama, acomoda su senos en su sostén, luego de besarme en la mejilla, pide que cambie la canción que está sonando. Vuelve a recostar su cabeza en mi pecho, ahora la desnudez de sus pechos rozan mis camiseta de Willie Nelson, justo en ese momento se le ocurre preguntar por mi soledad. Vuelvo a esquivar las preguntas, con argumentos pretenciosos como: que yo si nací para vivir en soledad o que mi moral me exige no emparejarme con nada ni nadie, mientras de reojo muero por el contorno de su espalda desnuda y disimuladamente acaricio su cadera mientras deseo que toda ella se siente sobre mí y haga de este mamarracho de escritor lo que ella quiera.

Detengo ese pensamiento con un beso en la frente, recuerdo el día que la conocí, estaba borracho en la barra de un bar y ella quería seguir viviendo. Nos conocimos con las preguntas cotidianas de siempre, luego ese día ella termino acostada en ésta cama, ebrios los dos, que nos quedamos dormidos. Cuando desperté ella me abrazaba y halaba mi cabello, me beso en la mejilla, mientras me levanté y le preparé café, ella se vistió y se fue. Muero por recordar mi argumento etílico de esa vez, que me hizo aterrizar en la zona de confort que solo se le otorga a un Friendzone… si me preguntan ¡Me cago en la puta!

Se queda dormida. Acaricio su cabello, luego acaricio su espalda desnuda, luego mi mano temblorosa desciende hasta su trasero que rozo con cuidado para no despertarla. Luego enciendo un cigarrillo, y la dejo durmiendo, segura tan cerca de mi erección. Igual me quedo dormido, cuando despertamos ya ha oscurecido y un frio viento se cuela por entre el ventanal de mi cuarto, ella coge la cobija y se cubre conmigo. Sugiere ver algo en la televisión, aún le queda tiempo para estar un rato conmigo, yo también tenía ganas de verla. Su boca hace demasiado sensual cuando me roba una calada de mi cigarrillo.

Le estorba su pantalón, se lo quita y lo hace un puñito a los pies de la cama – si mis amigos me vieran – sería la burla del bar. Sus piernas desnudas juegan con las mías mientras miramos Doctor House, luego le da hambre y este estúpido baja a preparar algo de comer. Cuando vuelvo, ella sigue allí, medio desnuda mirando la televisión y yo me vuelvo a acostar en la cama mientras clamo por ese extraño milagro que no aparece. Come y habla con la boca llena, con la confianza que lo haría con su hermano mayor. Luego mira el reloj y dice que le agarro tarde y que se quiere quedarse a dormir conmigo. No encuentro forma de decirle que no, así que escoge los programas o las películas que quiere mirar hasta quedarse dormida.

Por fin se queda dormida, yo me levanto sigiloso para no despertarla sin antes volver a ver con lujuria sus pechos, su cadera, su rostro pacíficamente dormido. Miro el texto que estaba escribiendo justo cuando su presencia me interrumpió; ctrl-e borro todo lo escrito y empiezo este relato.

Luego mientras el calor la hace descobijarse y acostarse boca abajo y miro sus nalgas perfectas, bajo al baño y me masturbo en su nombre… luego más relajado me acuesto a su lado y también me quedo dormido. Cuando amanece pide café que paciente preparo mientras ella se viste y me pide que la acompañe a la estación de autobuses, en el camino sigue repitiendo que mi compañía es lo mejor que ha conseguido en su vida, que no sabría qué haría sin mis consejos, que trágicamente se enamoró de mi personalidad. La dejó en el autobús que se pierde por la carretera, mientras vuelvo a mi casa cuestionándome cual fue el puto argumento que me hizo caer de manera tan abrupta en su Friendzone.

Me miro desnudo en el espejo del baño –  no estoy tan mal como para un polvo –  el problema debe estarlo en el discurso.

Subo a mi habitación y me siento frente al documento de Word a tratar de escribir otro relato pornográfico… ¡Otra amiga sube las escaleras, y de vuelta a empezar!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s