Estupidez para un estupido

Estupidez para un estúpido

Diego López

Eres la sonrisa tímida, la coqueta. El rostro bello que gracias al cielo decidió quedarse, una estación más en Volver. Inteligente en medio de la estupidez reinante, de una Oceanía de animales pazcos.

Entre tus sonrisas Jorge Negrete te tarareo las rancheras. Las primeras palabras fueron orgasmos, dedos y placer. Nombre no recordado, para que la paternidad no nos reclame.

Eres el momento grato, la esperanza de encontrarle oído a mis palabras. Más no obstante nos persigue un nerón, con su cajita de fósforos quemándonos el placer de la conversación.

Triste voy y lloro en los ríos de Venecia, me crucifica el mismo Poncio Pilatos, lavándose las manos en los afluentes del rio Sena. Cuentan que se entristeció la Gioconda de Da Vinci.

Eres californiana de rubios cabellos. Con la dulzura, carisma y candor mestizo. Tu boca me cuenta sobre lágrimas. En el momento donde una canción de Creedence se suicida. El solo de Miles Davis se acaba de deprimir. No hubo quimioterapia que salvara las frases de Zevon. Pate de Fua no se conoció. De Lara no se pudo hablar, se mortifico Cash, tu apellido no se pronuncio.

Se desperdicio.

Un beso lengüeteado, una caricia de antebrazo. Un abrazo a tu cintura, una mirada voyerista a tus senos. El sudor de una cabalgata y el gemido de tus dientes. La pizza del escritor, la luz que no se apago.

Te desvaneciste en la nube de polvo, en la estupidez para un estúpido.

2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s